Pregunta parlamentaria E-0005/04 de Olivier Dupuis (NI) a la Comisión y respuesta del Sr. Patten en nombre de la Comisión




Preguntas parlamentarias
PREGUNTA ESCRITA E-0005/04
de Olivier Dupuis (NI) a la Comisión
(05 de enero de 2004)

Asunto: Persecución de organizaciones uigures radicadas en la Unión Europea


El Gobierno de la República Popular China acaba de publicar una lista de "terroristas" de etnia uigur buscados en el extranjero y ha pedido su detención y extradición en un renovado intento de poner freno a las actividades políticas que llevan a cabo en el exterior de China los activistas uigures, colocándoles la etiqueta de "terrorismo", lo que permite al Gobierno recabar apoyo internacional para su persistente ofensiva contra la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR). El documento oficial publicado por el ministerio chino de Seguridad Pública calificaba de "organizaciones terroristas" a cuatro grupos uigures, entre los que estaban el Congreso Mundial de Jóvenes Uigures (WUYC) y el Centro de Información del Turquestán Oriental (ETIC). Estos dos grupos tiene su base en Alemania, publican informes sobre los persistentes abusos cometidos contra los uigures en China y abogan por la autodeterminación de la región. El documento contenía también una lista de 11 personas, a las que se calificaba de "terroristas", entre las que figuraban los presidentes del WUYC y del ETIC. Todas estas personas viven en el extranjero y las autoridades chinas han pedido a los demás Estados su detención y extradición a China.

Las autoridades chinas continúan haciendo pocas distinciones -o ninguna- entre la oposición violenta y el ejercicio pacífico del derecho a la libertad de expresión, asociación y credo religioso. China considera que cualquier reivindicación de una mayor autonomía o de la independencia representa un caso de "separatismo étnico", lo que constituye un delito contra la seguridad del Estado con arreglo a la legislación china. Varios centenares de uigures acusados de participar en tales actividades han sido ejecutados desde mediados de la década de 1990, mientras que otros miles han sufrido detenciones y encarcelamientos tras ser víctimas de juicios injustos y torturas. Existen en la región crecientes restricciones a la actividad de los clérigos islámicos y a la práctica de la religión musulmana.

¿Qué medidas va a adoptar la Comisión para impedir que las personas que luchan por la libertad y la democracia en China, tanto desde dentro como desde fuera de la República Popular, tengan que sufrir torturas o incluso perder la vida por su compromiso con el Estado de Derecho y los derechos fundamentales? ¿Se planteó esta cuestión durante la última cumbre UE-República Popular China celebrada en Beijing? En caso afirmativo, ¿qué decisiones adoptaron las autoridades de la UE y las de la República Popular China?

Respuesta del Sr. Patten
en nombre de la Comisión
(pregunta escrita: E-0005/04)
(17 de febrero de 2004)


La UE atribuye la mayor importancia a la situación de los derechos humanos en el mundo y la considera un elemento fundamental de su política relativa a los terceros países. El derecho a la libertad de expresión, de asociación y religiosa siempre ha figurado entre las prioridades del diálogo entre la Unión Europea y China en materia de derechos humanos y, más recientemente, con ocasión de la última reunión que tuvo lugar en Pekín el 27 y 28 de noviembre de 2003. Por otro lado, este asunto ha sido regularmente abordado en el ámbito del diálogo político, principalmente durante la última cumbre bilateral organizada entre la Unión Europa y China que se celebró en Pekín, el 30 de octubre de 2003.

La UE ha exhortado frecuentemente a las autoridades chinas a respetar plenamente estos derechos, con un énfasis especial en los derechos de las minorías, en particular los de la comunidad Uigur. Con respecto a esta última, la posición defendida desde hace largo tiempo por la UE ha consistido en insistir en el hecho de que la lucha contra el terrorismo debe llevarse siempre a cabo en el respeto de los derechos humanos, estableciendo una distinción clara entre la expresión pacífica de una opinión disidente y cualquier acto de violencia.

Por otra parte, la UE también ha manifestado su preocupación en relación con los informes actuales sobre la utilización generalizada de la tortura en China. A este respecto, la entrada en vigor el 1 de enero de 2004 de un nuevo decreto del Ministerio de Seguridad Pública con vistas a acabar con prácticas como la tortura con el fin de obtener confesiones o esclarecer determinados delitos constituye un paso positivo, cuya aplicación se seguirá atentamente. También hay que señalar que, con ocasión del último encuentro relativo a los derechos humanos, China aceptó en principio participar en una cooperación trilateral con la Unión Europea y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) sobre la prevención de la tortura.

Estos asuntos volverán a tratarse durante el próximo encuentro que tendrá lugar en el ámbito del diálogo sobre derechos humanos, que tendrá lugar en Dublín, los días 26 y 27 de febrero de 2004.