Pregunta parlamentaria de Maurizio Turco (NI) a la Comisión




Preguntas parlamentarias
PREGUNTA ESCRITA E-2139/03
de Maurizio Turco (NI) a la Comisión
(17 de junio de 2003)

Asunto: Violación de la libertad religiosa y restricciones legales al ejercicio de la actividad religiosa en Belarús


- Mikhail Balyk, evangelista pentecostalista, se niega a pagar una multa por ejercicio de culto y actividad religiosa de una organización religiosa no registrada, actividad que, según la legislación belarusa, constituye un delito.

El Sr. Balyk subraya el hecho de que las autoridades estatales han cometido numerosas infracciones procesales al levantar el acta. De hecho, dice no haber sido abordado en el momento en el que ejercía la presunta actividad ilegal y que las autoridades tampoco poseen pruebas fehacientes de la creación y de la gestión de una organización religiosa no registrada.

El Sr. Balyk y su abogada, la Sra. Nina Shavtosova, acusan de círculo vicioso a la legislación en esta materia.

- La nueva legislación sobre la religión, más restrictiva, en vigor desde el pasado mes de noviembre, establece lo siguiente:

a) Una organización puede registrarse y funcionar legalmente sólo si se compone de un mínimo de 20 miembros. No obstante, según el código administrativo, ninguna organización religiosa puede iniciar su actividad sin estar registrada.

b) Tan sólo las grandes organizaciones religiosas nacionales -o compuestas por un mínimo de 10 comunidades en al menos cuatro de las seis regiones del país- tienen derecho a crear monasterios, conventos u otras instituciones de formación para el ejercicio del culto y de las actividades religiosas.

Las nuevas organizaciones deben registrarse, mientras que aquéllas ya existentes disponen de plazo hasta el 16 de noviembre de 2004 para cumplir los requisitos exigidos por la ley y proseguir, de esta forma, con su actividad.

De conformidad con el artículo 19 de la nueva ley, los monasterios, conventos y otras instituciones monásticas deben estar compuestos por un mínimo de 10 participantes, mientras que las instituciones de formación deben contar con tutores cualificados y bilingües (ruso y belaruso).

Actualmente, son pocas las organizaciones belarusas capaces de satisfacer los requisitos exigidos por la ley para continuar ejerciendo la actividad religiosa.

Considerando la excelente relación de cooperación económica y comercial existente entre la Unión Europea y Belarús, se solicita a la Comisión que responda a las siguientes preguntas:

- ¿Tiene conocimiento de los hechos anteriormente expuestos?

- ¿Qué iniciativas, en el ámbito de las relaciones de cooperación, podrían constituir un instrumento serio y eficaz para inducir a Belarús a respetar la libertad religiosa?