HACIA UNA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LAS DEMOCRACIAS <br>CAMPAÑA DEL PARTIDO RADICAL TRANSNACIONAL


En la segunda sesión de su 38º Congreso, que tuvo lugar en Tirana del 31 de Octubre al 2 de Noviembre de 2002, el Partido Radical Transnacional (PRT), aprobó en su Moción General un proyecto político dirigido a favorecer la aparición de una Organización Mundial de las Democracias, cuya función sea promover el respeto por parte de los estados de las normas y principios jurídicos contenidos en los tratados, convenciones y pactos internacionales ratificados por ellos y que constituyen el basamento de las instituciones democráticas, y que tenga como finalidad la de llegar a la creación de una auténtica Organización Mundial de las Democracias y dela Democracia, dotada de poderes coercitivos.

Los sistemas e instituciones democráticas siguen siendo aún hoy conceptos y realidades desconocidas para casi un tercio de la humanidad y, a pesar de que existan incluso normas internacionales vinculantes que obligan a los estados al respeto de los derechos civiles y políticos, la realidad es que, en el sigo XXI, siguen prosperando los regímenes dictatoriales, totalitarios y autoritarios.

Tales consideraciones ponen en evidencia una de las principales cuestiones sin resolver en las Convenciones y otros instrumentos internacionales en materia de protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales: la falta de mecanismos eficaces de verificación y de incentivación para la aplicación de las normas, que sean capaces de asegurar con efectividad el respeto del derecho internacionalmente tutelado cuando fuese violado en el ámbito interno.

Desde este punto de vista, la crisis de los mecanismos internacionales existentes hoy en esta materia es patente. En particular, es evidente la falta de un procedimiento de seguimiento del llamado "diálogo constructivo" entre los estados y los organismos que se ocupan de verificar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. La consecuencia de ello es que incluso en los casos en que se certifica la patente violación de las normas por parte de algún estado, no existen instrumentos capaces de poner remedio, o de incentivar una solución positiva, a tales situaciones. Esto significa que las normas internacionales en materia de derechos humanos y principios democráticos, aun teóricamente incorporadas al derecho interno de casi todos los estados que forman parte de las Naciones Unidas, no se aplican realmente frente a centenares de millones de personas, con una evidente violación del principio de legalidad de los estados mismos que, en la práctica, violan compromisos asumidos por ellos en el ámbito internacional.

Tal situación caracteriza, por otra parte, también a los países e instituciones, como los estados miembros de la Unión Europea y la Unión en cuanto tal, que, a pesar de haber incluido en los tratados de cooperación, tanto en el ámbito bilateral cuanto multilateral, "cláusulas democráticas" que prevén la suspensión de los acuerdos mismos en caso de graves y persistentes violaciones de los derechos humanos, siguen tolerando con gran frecuencia esas prácticas, como sucede en el caso de Vietnam, de Laos o de Túnez.

Y sin embargo es cierto que en los últimos 10-15 años ha habido sin duda una creciente difusión de los modelos democráticos en muchas regiones del mundo que antes no conocían ese fenómeno. El fin de la "guerra fría", en particular, ha impulsado a muchos gobiernos e instituciones internacionales a buscar nuevas formas de cooperación para mantener el desarrollo de los procesos democráticos o para propiciar su aparición, pero queda mucho aún por hacer no sólo para hacer permanentes esas opciones, sino para ampliar el acervo de los países "democráticos".

Las iniciativas más significativas emprendidas en el ámbito gubernamental en tales ámbitos han tenido lugar tanto en el ámbito regional como global. En el ámbito regional hay que señalar y subrayar, naturalmente, las experiencias positivas de la Organización de Estados Americanos y del Consejo de Europa, que hacen del respeto de los principios democráticos una condición esencial para los países que quieran formar parte de tales organizaciones.

En el ámbito global hay que señalar, en particular, junto a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre las nuevas democracias y las democracias restauradas, y a la actividad en el ámbito de la Comisión de las Naciones Unidas para Derechos Humanos, la iniciativa de la Community of Democracies que se presentó en Junio del 2000 con una primera Conferencia Ministerial que se celebró en Varsovia por iniciativa de 7 gobiernos, y que contó con la participación de más de cien países. Hoy esta iniciativa está coordinada y gestionada por diez países, el llamado "Covening Group" de la Comunidad de Democracias, que son: República Checa, Chile, República de Corea, India, Mali, México, Polonia, Portugal, Estados Unidos de América, y Sudáfrica.

Con la suscripción de la Declaración de Varsovia, los países que en el 2000 formaban parte de la Comunidad de las Democracias, señalaron una serie de principios que forman las bases de un sistema institucional democrático y, en particular, se dieron por objetivo constituir, en el ámbito de las organizaciones internacionales existentes, los llamados "Democracy caucuses", esto es, grupos de países democráticos que formen alianzas para temas de la promoción de la democracia y del respeto y la promoción de los derechos humanos, tanto en materia de presentación y promoción de resoluciones, como frente a elecciones en los diversos organismos internacionales.

En el curso de la Segunda Conferencia Ministerial de la Comunidad de las Democracias que tuvo lugar en Seúl del 10 al 12 de Noviembre del 2002, en la que participó el Partido Radical Transnacional, fue adoptado por los 97 países participantes un Plan de Acción que, además de confirmar de modo general, los puntos fijados en Varsovia, precisa que:

"El 'Convening Group' seguirá reuniéndose periódicamente y estará disponible para dar apoyo y ayuda los estados miembros (de la Comunidad de Democracias, ndr), para acciones emprendidas en el ámbito de organizaciones regionales o internacionales sobre la base de la experiencia adquirida en los dos últimos años. En estrecha colaboración con los miembros de la Comunidad de Democracias que se hallen interesados, el 'Convening Group' animará la formación de coaliciones y caucuses para la promoción de resoluciones internacionales y otras actividades relativas a la democracia. El 'Convening Group' por tanto, tiene como objetivo identificar los medios para facilitar la acción, compartir la información sobre su desarrollo, y discutir los medios de promoción y consolidación de la democracia en las diferentes regiones. El 'Convening Group'estará disponible, además, como instrumento para conectar regiones y organizaciones regionales, para fomentar el compartir de las mejores prácticas e ideas".

El riesgo que puede perfilarse es que a esas tomas de postura y asunciones de compromisos no sigan iniciativas concretas por parte de los gobiernos promotores, como sucedió en el espacio de tiempo transcurrido entre la conferencia celebrada en el 2000 y la que tuvo lugar en el 2002.

Y por ello, las iniciativas del Partido Radical Transnacional estarán dirigidas a contribuir a que, en las próximas semanas y meses, el Plan de Acción de Seúl y, de modo más general, toda acción orientada a dar un salto cualitativo en los procesos en curso referentes a la democratización y a la tutela y promoción de los derechos humanos, se lleve efectivamente a cabo.

Con ese fin, el Partido Radical Transnacional querría actuar para alcanzar una sinergia con el mayor número posible de gobiernos, a través de cualquier forma de cooperación que permita alcanzar tal objetivo.


INICIATIVAS Y ACCIONES COMUNES DE GOBIERNOS DEMOCRÁTICOS Y DEL PRT

El Partido Radical Transnacional tiene la convicción de que es importante que las siguientes iniciativas se implementen rápidamente:

A) Requerir ante todo a los países del Convening Group la aplicación del Plan de Acción de Seúl y las demás decisiones adoptadas por éste,1 actuando al mismo tiempo para ampliar las adhesiones al Convening Group.

Desde este punto de vista convendría garantizar un mayor compromiso de los estados miembros de la Unión Europea y de la Unión Europea en cuanto que tal en las actividades de la Comunidad de Democracias. En este momento, de hecho, salvo la presencia de Portugal y la de dos países próximamente miembros, Polonia y la República Checa, los países de la Unión Europea no han tenido un papel relevante en ese proceso.

B) Como primera medida a tomar con este objeto es la de precisar rápidamente las reglas de funcionamiento exactas del "Convening Group" y de la "Community of Democracies" en su conjunto, Un reunión preparatoria d elos países miembrospodría organizarse ya en las próximas semanas en Nueva York para dar este primer paso fundamental para la organización y elfuncionamiento eficaz de la "Community of Democrcies".

C) En el ámbito de los objetivos antedichos, es preciso dar prioridad a la creación de "Democracy caucuses" en las diferentes sedes internacionales en las que el tema de la promoción de la democracia y de los derechos humanos esté en el orden del día, y en particular en el curso de la próxima sesión de la Comisión de Derechos Humanos que se celebrará en Ginebra del 17 de Marzo al 25 de Abril de 2003.

En esa ocasión sería deseable que puedan formar parte del "Democracy caucus" como miembros observadores incluso los países miembros de la Comunidad de Democracias que no sean miembros de la Comisión de Derechos Humanos en el 2003.

Por lo que se refiere a la posible constitución de un "Democracy Caucus" en la próxima sesión de la Comisión de Derechos Humanos, el PRT ha encontrado hasta ahora interés en los delegados gubernativos de Chile, India, Portugal y los Estados Unidos en hacer para que esto suceda, aunque sin comprometerse desde ahora en tal sentido.

Siempre en el ámbito de la Comisión, por otra parte, delegados gubernamentales de otros países han mostrado interés en la redacción, junto con el Partido Radical Transnacional, de una resolución sobre la "Promoción y Consolidación de las democracias", que, a partir de los resultados a los que llegó el Seminario que tuvo lugar el 25 y 26 de Noviembre, pueda abrir paso a nuevas iniciativas.

EL PRIMER OBJETIVO de la reunión del "Democracy Caucus" debería ser el de oficializar la regularidad de sus citas, incluso por medio de la adopción de reglas de convocatoria y procedimiento

Otros objetivos a discutir podrían ser los siguientes:

A. Elaborar posiciones comunes sobre temas de la agenda de la Asamblea General específicamente relativos a la democracia; por ejemplo la extensión del mandato de la "Unidad para Asistencia Electoral".

B. Representar un forum de coordinación y de intercambio de información entre los países miembros de la Comunidad de Democracias que formen parte de los órganos de gobierno de Fondos y Programas del sistema de las Naciones Unidas en relación con los proyectos dirigidos a la consolidación de la democracia.

C. Representar un forum de coordinación y de intercambio de información entre los países miembros de la Comunidad de Democracias para la coordianción de los aspectos relativos a la consiçolidación de la democracia en el ámbito de los programas de asistncia bilateral

D. Construir un consenso Norte-Sur ente los miembros de la Comunidad de Democracias sobre las cláusulas apropiadas de "condicionalidad democrática" a aplicar por parte de las agencias internacionales para la asistencia al desarrollo.

E. Reunirse regularmente como Caucus de la Comunidad de Democracias en toda sesión de la Comisión de Derechos Humanos para buscar las oportunidades de hacer avanzar la cuestión de la democracia dentro de los temas que estén en la Agenda de la Comisión (los miembros de la Comunidad que no sean miembros de la Comisión podrían participar como observadores).

F. Discutir y coordinar estrategias para la elección en el caso de candidaturas de estados o individuos para su elección por parte de la Asamblea General o del ECOSOC a órganos donde los intereses y derechos democráticos representen un tema de trabajo principal (presumiblemente un bloque de apoyo por parte de los miembros de la Comunidad de Democracias respecto a estados que no formen parte de ella)

G. Lo mismo que en el punto F, pero extendido a todos los grupos/comisiones/órganos de gobierno, y, por tanto, no sólo de los que se ocupan más directamente de cuestiones relacionadas con la democracia.

H. Proceder a la constitución de una internacional informal entre los miembros de la Comunidad de Democracias sobre una gama más amplia de temas del ámbito de las Naciones Unidas (por ejemplo, desarrollo, control de armamento, prevención de conflictos, etc.)

I. Convocar el Democracy Caucus también en el ámbito de instituciones conexas con el sistema e las Naciones Unidas, incluyendo las que se ocupan de temas económicos, por ejemplo el FMI, la OIT, etc.

J. Funcionar como un foro donde considerar posibles reformas de las estructuras operativas o de toma de decisiones de las Naciones Unidas para garantizar una mayor responsabilidad/transparencia/representatividad "democráticas".



En esta fase, el papel de Convocante entre los países que forman parte el 'Convening Group' lo detenta Chile. El Partido Radical Transnacional ha constatado la disponibilidad de ese país para la promoción de una reunión del "Democracy Caucus", ya con ocasión de la próxima sesión de la Comisión de Derechos Humanos, que naturalmente podría reforzarse con otros gobiernos que expresasen su interés en una iniciativa semejante.

(1) En el comunicado conjunto de los Ministros de Asuntos Exteriores del "Convening Group", del 12 de septiembre de 2000, los países miembros se comprometieron, entre otras cosas, a:

* - "Convocar ante las Naciones Unidas el "Democracy Caucus" del cual han hablado los numerosos países participantes en la Conferencia de Varsovia y que han suscrito el Comunicado oficial. El "Democracy Caucus"se reunirá en ocasión de la 55ª sesión de la Asamblea General y se compondrá de los países que hayan suscrito la Declaración de Varsovia sobre principios democráticos.

* Invitar a los países miembros del "Democracy Caucus" a intercambiar información, apoyar resoluciones y comprometerse en otras iniciativas que animen y ayuden a los países que hayan decidido encaminarse hacia la democracia.

* Dar instrucciones a sus oficinas de que elaboren propuestas en las que se esbocen los criterios que permitirían a los países participar en la Comunidad de Democracias, así como adoptar directrices para el ejercicio de sus actividades, así como de la actividad del "Democracy Caucus"

* Obrar de forma que, en la situación, en que el procedimiento regional no consiga obtener un candidato que obtenga el consenso general para la elección en un organismo de las Naciones Unidas, se prevea que los países miembros de la Comunidad de Democracias, al emitir sus votos, tengan en cuenta, sin excluir otras consideraciones, la suscripción de la Declaración de Varsovia sobre principios democráticos por parte de los países candidatos.

* Reunirse regularmente a nivel ministerial, además de en la sede de la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas."