Damas de Blanco marcharon pacíficamente en cuarto año de detenciones


EFE

La Habana, 18 mar (EFE).- Las Damas de Blanco, colectivo que integran mujeres familiares de los 75 disidentes detenidos y condenados en 2003 en Cuba, marcharon hoy pacíficamente en la segunda jornada de actividades convocadas para conmemorar los cuatro años de las detenciones.
La agrupación ilegal, que contó con 56 miembros en la caminata que realizan habitualmente los domingos por la Quinta Avenida habanera y que hoy coincidió con el inicio de las detenciones de los días 18, 19 y 20 de marzo de 2003, finalizó la marcha con una oración y gritos de "libertad" para los presos.
Las mujeres marcharon ataviadas de blanco, algunas con camisetas estampadas con la foto de sus familiares y portando gladiolos, después de que en la jornada del sábado, realizaran un ayuno de doce horas y caminaran por el Malecón de La Habana de forma pacífica y sin incidentes.
"Pedimos al gobierno de Cuba que finalmente obre con sentido común y justicia y les de la libertad inmediata e incondicional porque ellos son inocentes y mientras esto no ocurra que tengan el tratamiento mínimo que pueda tener un prisionero", afirmó Miriam Leiva, cofundadora del grupo.
Por su parte, Laura Pollán consideró que en este momento en Cuba hay "mucha más represión" y señaló que hace dos días la visitaron los "factores" (miembros de organizaciones oficiales) para advertirles de que no hicieran "disturbios públicos" porque si no "el pueblo las iba a agredir".
"Les dije que nosotros íbamos a hacer todas las actividades planificadas porque no hacemos disturbios públicos, nosotras caminamos por las aceras, nunca hemos paralizado el tránsito", dijo.
Pollán señaló que salieron a las 18.00 del sábado (22.00 GMT) por el Malecón porque a esa hora comenzaba en Europa el día 18 y aseguró que recibieron gestos de simpatía de la población cubana.
Reiteró la petición que el año pasado plantearon a la organización no gubernamental Amnistía Internacional para que el 18 de marzo sea considerado el día internacional del preso de conciencia y destacó los actos que hoy tienen lugar en otros lugares del mundo en demanda de la liberación de los 75.
Amnistía Internacional exigió hoy en Madrid la puesta en libertad de 65 presos que tiene reconocidos como "de conciencia" en la isla y pidió al Gobierno cubano que proceda a su excarcelación de manera inmediata y sin condiciones.
En otros países también hay convocadas para hoy concentraciones similares para reclamar la libertad de los presos.
Por otra parte, un grupo de activistas del Partido Radical italiano, integrado entre otros por el eurodiputado Marco Cappato, el diputado italiano Maurizio Turco y María Fida Moro, ex diputada e hija del que fue primer ministro italiano Aldo Moro, asesinado en 1978, participaron en la marcha en apoyo a las Damas de Blanco.
Cappato manifestó que la intención del grupo era manifestar su apoyo a las Damas de Blanco "esperando que esto pueda servir para que muy pronto se produzca la liberación de todos los presos políticos".
"Esto va a ser muy importante (...), se admite la solidaridad, este es el germen de que Cuba vea que nosotras también recibimos solidaridad de diferentes países del mundo porque ya nuestros presos están reconocidos por todos", afirmó Pollán.
La esposa de Héctor Maseda, condenado a 20 años de cárcel, afirmó que no conocía a los activistas italianos, pero destacó que "al hacer eso están en riesgo de que los deporten y los declaren 'personas non gratas'" y "debe ser un ejemplo para todos dentro y fuera de Cuba".
Los 75 fueron condenados a penas de hasta 28 años de cárcel en juicios sumarísimos celebrados en abril de 2003 acusados de conspirar con Estados Unidos, atentar contra la independencia del Estado y socavar los principios de la revolución.
De ellos, 59 permanecen en prisión y dieciséis fueron beneficiados con licencias extrapenales por motivos de salud, cuatro de los cuales residen actualmente fuera de Cuba y uno, Miguel Tamayo Valdés, falleció el pasado mes de enero en La Habana.
Las autoridades cubanas acusan a los disidentes de ser mercenarios asalariados de Estados Unidos.