APELACION PARA EL DERECHO UNIVERSAL AL CONOCIMIENTO


Sign


Roma 27 julio 2015: los participantes de la conferencia en el Senado "Universalidad de los Derechos Humanos para la transición hacia el Estado de Derecho y la afirmación del Derecho al Conocimiento"

Nosotros, abajo firmantes, mujeres y hombres responsables de leyes y gobiernos, mujeres y hombres de ciencias, de letras, de artes, diferentes por religión, historia, formación espiritual pero todos mujeres y hombres de paz;

Conscientes de los graves riesgos, donde la convivencia pacifica está amenazada en gran parte del planeta debido a la creciente erosión que la democracia y el mismo Estado de derecho están sufriendo en los llamados países “democráticos”,

Profundamente preocupados porque son gravísimas y siempre mas frecuentes las violaciones del corpus jurídico común, constitutivo de la vida civil en las zonas del mundo occidental y en la llamada “primavera árabe”, que golpean la auténtica democracia política y producen el aumento de los conflictos y de la pobreza generalizada y perturban el orden social pacifico,

Sentimos la urgencia de una acción política capaz de llevar nuevamente la vida de los Estados Democráticos a nivel de los principios inspiradores y de las normas coherentes con estos, en un restaurado cuadro de constitucionalidad interna e internacional.

Es rediseñar con iniciativas concretas una legalidad democrática tendencialmente universal.

Para todo esto, por supuesto, no sirve desempolvar viejos y fracasados recursos a la fuerza, porque solo producen nuevas laceraciones dolorosas.

Nosotros, firmemente creemos que en el derecho, y solo en el derecho, esta la llave de la paz.

Una nueva política del derecho se articula en una serie de acciones para proyectar con espíritu critico abierto y practicar con voluntad solidaria.

El primer punto de tal iniciativa política, lo que todos los otros apoya, es la convicción que un Estado no es democrático, si el conocimiento es de uno, de pocos o quizás de muchos, pero no de todos. Si la democracia es el poder del pueblo, y si las personas son impotentes, osea si están incapaces de decidir correctamente porque no saben, es evidente que el pueblo, osea todos los ciudadanos, tienen el derecho de saber.

El segundo punto es la existencia de la capacidad de conocer, osea de poder recibir las informaciones, de poder seleccionar críticamente y evaluar adecuadamente la información, para poder decidir de la manera más correcta. Esto significa que es fundamental una fuerte iniciativa para ayudar a todos sin excluir a ninguno, en el trabajo para mejorar su propia capacidad de conocer. La lucha para un sistema serio de la formación intelectual que sea abierto a todos y el reforzamiento de los instrumentos para difundir las informaciones, es una acción preliminar para que el derecho tenga éxito.

El tercer punto, es que los poderes que poseen las informaciónes esenciales para las decisiones populares sean disponibles de proporcionarlas. En este punto nuestra iniciativa tiene como objetivo las máximas autoridades internacionales, los Estados, las organizaciones y los individuos que detienen las informaciones. Esto es un desafío muy difícil para sostener con paciencia la  fuerza de la discusión a todos los niveles. Es vencer el viejo dogma del poder soberano, la llamada “ Razón de Estado”, y de reducir la pretensión dentro de los limites mas razonablemente limitados, suprimirla para las situaciones internas del Estado, establecer las prescripciones. Pero la campaña contra la “Razón de Estado” tiene, más que los “secretos” del pasado, tiene que llevar a la luz principalmente las razones objetivas, favorables y contrarias, a las decisiones que deban adoptarse. Lo que después de todo cuenta no es condenar el pasado irrevocable, sino “ conocer para deliberar” el futuro posible.

Solamente un Estado, que reconozca también el derecho de los ciudadanos al conocimiento, puede aspirar  a ser considerado propiamente un Estado de Derecho.

Nosotros, abajo firmantes, estamos firmemente convencidos que si los habitantes del mundo conocerán lo que está verdaderamente en juego, y sobretodo las reales condiciones del partido, con mucha probabilidad sabrán tomar las decisiones apropiadas para evitar las incumbientes amenazas. Por eso, en razonada convergencia con la apelacion de uno 113 Premios Nobel contra el exterminio por hambre, sed y guerras en el mundo, nosotros a esta juntamos la apelacion contra el rechazo infame de informar, contra los engaños del conocimiento rechazado.

Esta apelacion nos compromete a nosotros como primeros, cada uno por sus propias responsabilidades en la vida civil, para promover con todas las iniciativas posibles, como primero en la sede de las Naciones Unidas, la transición hacia el Estado democrático y federalista, fundado sobre el derecho universal al conocimiento.

Marou Amadou, Ministro de Justicia, Niger

Bakhtiar Amin, ex Ministro de los  Derechos Humanos, Irak

Abdullah An Na’im, Profesor de Derecho, Emory University, Estados Unidos

Gianluca Ansalone, Analista de seguridad  y política internacional, Italia

Rita Bernardini, ex Secretaria di Radicali Italiani, ex Diputada, Italia

Samuele Bertinelli, Alcalde de Pistoia, Italia

Marco Beltrandi, ex Diputado, Italia

Marco Cappato, Miembro del “Consiglio della Città Metropolitana” de Milano, ex diputado europeo, Italia

Giuseppe Cassini, Embajador, Italia

Daniel Cohn-Bendit, ex diputado europeo y co-presidente de Los Verdes/ALE  al Parlamento Europeo, Francia/Alemania

Furio Colombo, Periodista, escritor, ex Senador, Italia

Mairead  Corrigan-Maguire, Ganadora del Premio Nobel por la Paz, Reino Unido

Sergio D’Elia, Secretario de “Nessuno Tocchi Caino”, ex diputado, Italia

Pier Virgilio Dastoli, Presidente del Movimiento Europeo, Italia

Vito De Filippo, Vice-Ministro de la Salud, Italia

Luigi De Magistris, Alcalde de Napoli, ex diputado europeo, Italia

Filomena Gallo, Secretaria de la “'Associazione Luca Coscioni”, Italia

André Gattolin, Senador de la Hauts-de-Seine, Francia

Sid Ahmed Ghozali, ex Primer Ministro, Argelia

Birgitta Jónsdóttir, Diputada, Partido Pirata, Islandia

Salvatore Margiotta, Senador, Italia

Aldo Masullo, Filosofo, ex Miembro del  Parlamento, Italia

Louis Michel, Diputado europeo, ex Comisario europeo y Ministro del Exterior, Belgica

Marco Pannella, Líder del Partido Radical, ex diputado europeo, Italia

Giuliano Pisapia, Alcalde de Milano, ex diputado, Italia

Deuzoumbe Daniel Passalet Presidente de l'asociación Derechos Humanos Sin Fronteras, Chad

Claudio Radaelli, Profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Exeter, Reino Unido

Sam Rainsy, Líder de la Oposición, Camboya

Brian Rappert, Profesor de Sociología, Filosofía y Antropología  en la Universidad de Exeter, Reino Unido

Ezechia Paolo Reale, Secretario General del  Instituto Internacional de los Estudios Superiores de Ciencias Criminales, Italia

Najima Thay Thay Rhozali, ex Secretaria de Estado en el Ministerio de Educación, Marruecos

Guido Silvestri, Profesor y Vice-Presidente del Research Department of Pathology and Laboratory Medicine, Emory University School of Medicine Chief, Estados Unidos

Lord David Steel of Aikwood, ex líder del Partido Liberal, Reino Unido

Giulio Terzi di Sant'Agata, Embajador, ex Ministro del Exterior, Italia

Saumura Tioulong, Diputada de la Oposición, Camboya

Ramon Tremosa i Balcells, diputado europeo, España

Vo Van Ai, Presidente de “Que Me: Action for Democracy in Vietnam”, Francia

Sir Graham Watson, Presidente del Partido ALDE, ex diputado europeo, Reino Unido

Jianli Yang, Presidente de “Initiatives for China”, Harvard Fellow, Estados Unidos

Elisabetta Zamparutti, miembro del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, tesorero de “Nessuno Tocchi Caino”, ex Diputada, Italia