39º Congreso del Partido Radical Noviolento Transnacional y Transpartido está oficialmente confirmado para los días 17-20 de febrero en Chianciano (Italia)


 El 39º Congreso del Partido Radical Noviolento Transnacional y Transpartido está oficialmente confirmado para los días 17-20 de febrero en Chianciano (Italia). Toda la información organizativa y logística te será comunicada en breve.

Se trata de una elección difícil, en las condiciones de fragilidad organizativa y estructural del partido, pero es, al mismo tiempo, una elección necesaria ---que debemos sobre todo a tantos representantes de pueblos oprimidos y a tantos militantes y líderes no violentos que han creído en estos decenios en el proyecto y en la realidad del partido--, para actualizar y replantear con más fuerza los instrumentos y los objetivos de la no violencia, de la esperanza democrática, de la afirmación universal de los derechos humanos, del federalismo europeo y mundial como alternativas a la degeneración de las llamadas “democracias” en “democracias reales”, de la perseverante ilusión de la soberanía absoluta nacional, así como de la cancelación sistemática de derechos humanos históricamente adquiridos como “naturales”.

En plena movilización para la manifestación de Londres por la verdad sobre “Irak libre”, que es parte integrante de la iniciativa de convocatoria del Congreso, te pedimos que te movilices inmediatamente, en tu país, en tu ciudad, con tu movimiento o asociación, con tus amistades, para difundir esta invitación, junto con el documento de convocatoria que encontrarás seguidamente, y lograr así el mayor número de asistentes al Congreso de Chianciano.

Por nuestra parte, estamos haciendo y haremos el máximo esfuerzo político y financiero para asegurar a todos una mayor participación, con la mejor organización que hemos podido conseguir.
Gracias por adelantado. En espera de nuestro encuentro en Chianciano, fraternos saludos, atentamente, Marco Panella.
 
DOCUMENTO DE CONVOCATORIA DEL CONGRESO DEL PARTIDO RADICAL
Por la Presidencia del Partido: Maurizio Turco, Matteo Mecacci, Marco Perduca
Nueve años después del Congreso de Tirana: el nuevo, viejísimo, “orden internacional” contra los derechos humanos.
Volvemos a convocar el Congreso de nuestro partido casi nueve años después del de Ginebra y Tirana, celebrado en dos sesiones en el 2002. Desde entonces, la situación de los derechos humanos en muchos países del mundo, se ha vuelto más difícil y dramática.
 
A pesar de las grandes esperanzas de construcción de un nuevo derecho internacional, se han reforzado regímenes abiertamente autoritarios, que ahogan la libertad y la vida de sus ciudadanos. Minorías y pueblos no representados continuan luchando por su propia supervivencia. Entre los más cercanos a vosotros, frecuentemente afiliados a nuestro partido, recordamos los hermanos Montagnard en Vietnam; sus vecinos Khmer Khrom en Camboya; los tibetanos, los uigures, las otras minorías étnicas e incluso los pacíficos seguidores de la disciplina espiritual del Falun Gong, perseguidos por el régimen de Pekín. Por lo demás, los derechos humanos fundamentales de todo el pueblo chino están siendo violados: la idea de que el desarrollo económico llevaría, de por sí, a la democracia y los derechos, se ha revelado una ilusión. El sistema chino bloquea cualquier evolución incluso en otros países como Burma o Corea del Norte.

La vasta franja del Mediterráneo meridional y del interior, desde el Africa septentrional al Medio Oriente, así como parte de Asia Central, sufren en estos momentos represiones sangrientas. Las revueltas por el pan en Argel y Túnez testimonian la propagación de una crisis global que es tanto política como económica. En los confines de Europa, el pueblo checheno está prácticamente aniquilado y desaparecido y, tras la guerra de Georgia de agosto de 2008, se perfila un nuevo conflicto en las montañas del Cáucaso entre Rusia, Daguestán y la zona circundante.
Pero no sólo vemos un refuerzo de los regímenes autoritarios o dictatoriales. Al mismo tiempo, muchas democracias han renegado de sí mismas y de sus propios principios constitutivos. Existe hoy el riesgo concreto de que las democracias --incluso algunas de las que , en su momento, eran históricamente más sólidas--, se conviertan en “real-democracias”, come se dijo en el pasado de los sistemas que, negando los principios socialistas, eran sólo de “socialismo real”.

Mientras, en el Africa subsahariana y central, el exterminio por hambre, sed y guerra que habíamos logrado combatir en los años ’80 todavía provoca millones de víctimas. No menos trágica es la “guerra contra la droga”, alimentada por la espiral sin razón del prohibicionismo, que entrega paises de la América Latina y el tejido de muchas sociedades a la criminalidad organizada –cada vez más internacional--.
A todo esto, la única respuesta adecuada sería un nuevo empuje federalista; pero, muy al contrario, en la misma Unión Europea se hace realidad todo lo que proféticamente fué pronosticado por Spinelli, Rossi y Colorni en el Manifiesto de Ventotene --y por nosotros--: el orden basado nuevamente en los Estados nacionales lleva a la ruina de Europa y de los propios Estados. La Unión Europea --que podría representar un ejemplo de federalismo para otras áreas del planeta--, mantiene 27 ejércitos y 27 diplomacias, favoreciendo así el nacimiento de nuevos Estados y nuevos ejércitos, “regalando” a los pueblos oprimidos más nacionalismos en vez de nuevas formas de integración.

El sistema global de protección de los derechos, de las propias vidas, está en quiebra. Valga un solo ejemplo por todos: en Haití, a un año del terremoto, prolifera el cólera porque no se ha sabido ni podido proveer para sepultar a los muertos (más de 220.000). Este es el llamado “orden internacional” de hoy.
Precisamente por esto hemos perdido un instrumento fundamental de lucha: el “Comité de la ONU para los derechos humanos” de Ginebra que se ha convertido en coto de dictadores, teócratas, déspotas, Estados autoritarios y totalitarios. Tras el fallido intento de expulsar a nuestro partido de la ONU, donde tiene el status consultivo como ONG de primera categoría, la coalición de los totalitarismos y de las real-democracias ha reaccionado “ocupando Ginebra”, la nueva trinchera de los enemigos de la paz y de la libertad.
 
El Congreso de Chanciano: el orden del día radical para una nueva esperanza democrática
El 39º Congreso del Partido Radical Noviolento Transnacional y Transpartido está, por tanto, convocado en Chianciano del 17 al 20 de febrero, para afrontar con urgencia el objetivo de hacer de democracia y derecho instrumentos al servicio de los ciudadanos de todo el mundo para gobernar las grandes cuestiones políticas y sociales de nuestro tiempo. Los temas del orden del día representan, a pesar de la actual insuficiencia de recursos humanos y financieros en que se encuentra el partido, no sólo peticiones de principio, sino frentes concretos de iniciativa política, seguidos de hechos y reformas extraordinarias que el Partido radical, en sus sesenta años de historia, ha proporcionado a la comunidad internacional. El Congreso de Chianciano es la ocasión para revivir y dar un salto cualitativo a esa historia y a esas iniciativas.
 
La vida del derecho por el derecho a la vida”
Tras haber contribuído de forma decisiva a la creación con éxito de las Instituciones del Tribunal ad hoc para los crímenes cometidos en la Ex-Yugoslavia, del Tribunal Penal Internacional y de la moratoria ONU de la pena de muerte, ha llegado la hora de tomar nuevas medidas para transformar los derechos existentes únicamente sobre el papel, en efectivos instrumentos de garantía de las libertades individuales. Con ocasión del Consejo general de Barcelona, en septiembre, el partido se ha puesto como objetivo prioritario la movilización de las jurisdicciones a todos los niveles para el triunfo de los derechos humanos fundamentales. Gracias al estudio elaborado por el profesor Cesare Romano, disponemos de un cuadro detallado sobre cuáles son las normas que pueden ser utilizadas en cada Estado, Convención y Tratado internacional. Hay que partir de ahí para hacer revivir normas e instituciones que ya existen, reforzarlas y reformarlas.
 
La “Organización mundial de la democracia”, la noviolencia.
La degeneración de la “real-democracia”, o “democracia real”, debe ser afrontada como una verdadera enfermedad, potencialmente mortal, del ideal democrático. En el Congreso de Tirana del 2001 lanzamos la propuesta de Organizaciòn mundial “de la” y “de las” democracias. La tutela supranacional de los derechos democráticos --derechos universales históricamente adquiridos como “naturales”--, es el objetivo fundamental del Partido; objetivo que se persigue con la noviolencia, que el Parlamento europeo (en su Resolución sobre los derechos humanos en el mundo, aprobada en el 2008), había definido como “el instrumento más adecuado para promover el respeto de los derechos humanos fundamentales”. Tal resolución ha quedado todavía sin ninguna consecuencia,actuación concreta o asignación presupuestaria por parte de las instituciones de la UE y de los partidos políticos europeos.
 
La verdad sobre “Irak libre”
La guerra de Irak ha representado para el llamado “Occidente democrático”, no sólo una enorme tragedia sino también un fracaso, todavía en curso, de propuesta creíble de la democracia como instrumento indispensable para la pacífica convivencia mundial. Por esta razón, únicamente la declaración formal de las responsabilidades y el castigo de los que llevaron a la guerra, podrá redimir ante la opinión pública mundial la fuerza de atracción del sistema democrático y del Estado de Derecho. Aunque, como de hecho ha resultado probado, las “evidencias” invocadas para lanzar el ataque militar fueron falsificadas, todavía no se ha hecho nada para averiguar la verdad sobre cómo la guerra se decidió y aceleró precisamente para impedir la alternativa de una paz posible a través del exilio de Sadam, como solicitaba durante aquellas semanas nuestro Partido Radical con la campaña “Irak libre”. A este respecto, la documentación producida por el Partido radical se ha enriquecido con elementos adicionales, que deberían imponer investigaciones reales y --estamos convencidos--, la incriminación de los máximos responsables de la guerra.

Patria europea y la Europa de las patrias, el Manifiesto de Ventotene, la perspectiva euro-mediterránea
El fracaso de la “democracia real”, repetimos, es sobre todo el fracaso de la ilusión de la Soberanía absoluta de los Estados nacionales. La involución del proceso de integración europea, donde la “patria europea” que parecía haber nacido de la tragedia del “holocausto”, ha sido devastada por la obra nacionalista y burocrática de Europa y de las Patrias. Las consecuencias más graves repercuten en particular en la civilización mediterránea, a través de lo que se ha convertido en el confín medidional de Europa, a pesar de ser en realidad cuna y parte integrante. Tras de más de 20 años desde la caída del muro de Berlín, se alzan nuevos muros reales o figurados: desde el muro en que se ha convertido el propio Mediterráneo, sirviendo de cementerio para los estragos de inmigrantes, al muro levantado entre Grecia y Turquía o aquél levantado por Israel, pasando por los guetos de “nuestras” ciudades; son tantos muros como fracasos de la esperanza federalista europea, cosmopolita y tolerante, euro-mediterránea y laica. El Manifiesto de Ventotene se mantiene como un proyecto político de máxima actualidad para Europa, así como para la libertad de los tibetanos, de los uigures y, por tanto, también de los chinos, para todos los pueblos no representados y oprimidos por regímenes autoritarios o de Estados nacionales inadecuados e impotentes.

La “peste italiana” de la no-democracia y del no-conocimiento
Hemos documentado con detalle cómo el Mal del totalitarismo fascista ha sobrevivido en la metamorfosis de la partitocracia italiana, atravesando la sexagenaria obra de destrucción de la Constitución y de la legalidad y de traición a la voluntad popular en las reivindicaciones más importantes de la sociedad italiana. La negación sobre todo del derecho a conocer para decidir encuentra hoy --gracias alCentro d'ascolto per l'informazione radiotelevisiva--, nuevos métodos de medición científica, que pueden ayudar a hacer sonar las alarmas sobre una “peste” que ya ha empezado a contagiar gran parte del mundo “democrático”.
 
Del cuerpo de los enfermos del corazón de la política, el antriprohibicionismo, el “rientro dolce”.
Fundamentalismos de carácter político o religioso obstaculizan en todo el mundo la elección de autodeterminación individual en temas como la vida, los tratamientos, la investigación científica. Las ideologias que se oponen a los principios de la libertad toman cuerpo, ya sea en la pluridecenal guerra prohibicionista contra las drogas --cada vez más convertida en guerra contra la democracia, la ciencia y el derecho--, ya sea en la renuncia, en sede de Naciones Unidas, a cualquier política de control demográfico y de gestión de las consecuencias ecológicas de un paneta que supera actualmente los siete mil millones de habitantes. El partido radical relanza la alternativa de la laicidad, de la libertad y responsabilidad individual, de las legalizaciones, de las políticas liberales de “rientro dolce” de la población.

 
El Partido Radical Noviolento Transnacional y Transpartido
El Partido Radical es una organización noviolenta de status consultivo de primera categoría en el Consejo económico y social de la ONU. En esa sede han tomado la palabra, en nombre del partido, representantes de pueblos oprimidos, opositores y disidentes de regímenes autoritarios y represivos. El partido Radical no es un sujeto electoral y está abierto a la afiliación de ciudadanos de cualquier nacionalidad y orientación política. En particular, los parlamentarios italianos y europeos, junto con importantes personalidades de Gobiernos y Parlamentos de Europa y de todo el mundo, están invitadas al Congreso de Chianciano.