FORO SOBRE POLITICA NACIONAL DE DROGAS


Salón Elíptico, Capitolio Nacional

Septiembre 18 de 2003

Pedro José Arenas García, Representante a la Cámara

RESUMEN DE PONENCIAS

Dr. JUAN CAMILO LOPEZ MEDINA, Asesor del Senador Carlos Gaviria Diaz

El derecho está en la obligación de responder al porqué consume drogas alguien. Y en derecho el que consume responde por sus actos, asumiendo las consecuencias de su consumo. Más el mero consumo no puede ser penalizado.

Dr. MILTON RENGIFO, Asesor Representante Gustavo Petro.

No aplazar más la reforma agraria, empezar por gravar las extensiones superiores a 500 hás, de tierra. De otra parte, al calor del proceso con AUC que empiecen por devolver las 4 millones de hectáreas que tienen a sus legítimos dueños para resarcir parte del daño ocasionado a la sociedad.

Dr. JORGE NARANJO, Asesor del Senador Jorge Robledo.

El mejor remedio contra la utilización ilícita de las plantas estimagtizadas es el desarrollo económico del país, especialmente del sector agropecuario. Con el ALCA los efectos de la apertura se elevan a la enésima potencia abriendo espacio a más cultivos ilegales.

Dr. GUILLERMO CARDONA, Presidente Movimiento Comunal y Comunitario

Con la Ley 617/2000 se acaban varios municipios que con sus recursos sirven de soporte a las comunidades campesinas, y antes que restringir el gasto hay que aumentar el circulante por la vía de la emisión del Banco de la República.

DR. RICARDO VARGAS, Instituto Transnacional de Holanda

Hemos pasado de la zanahoria y el garrote, a los pactos de erradicación manual, a una política que sigue con la lógica de la mera reducción de has. De cultivos.

A pesar de que se presentaron unas cifras de reducción por fumigaciones según el SIMCI, lo que no han dicho es ¿cuál es el costo social y económico de tal reducción, el precio que han pagado las comunidades?

El programa de familias guardabosques es simplista, tiene problemas conceptuales; no define claramente instituciones responsables, ni reglas del juego; tienen problemas de sostenibilidad financiera y mantienen una visión asistencialista que transa una plata por has erradicadas, siendo así tendrá problemas para conseguir cooperación internacional.

Sigue faltando una política de Estado y sigue faltando una auditoria internacional sobre la formulación usada para las fumigaciones.

Dr. DARIO GONZALEZ, Mamacoca organización

Propone pasar del diagnóstico a lo propositivo con una ley que vea a la coca como opción de desarrollo de los pueblos; usándola para alimento, medicinas, usos culturales y religiosos, y autorizando usos industriales mediante los cuales se extraigan productos benéficos para la humanidad.

CATALINA TORO

Que no se siga presentando la satanización de los científicos que intervinieron en la Acción Popular contra las fumigaciones. ¿Porqué no se hace un referendo sobre las fumigaciones?

OCTAVIO BENJUMEA, Representante a la Cámara por Amazonas

A los nuevos departamentos no llegaron los programas Jóvenes en Acción y Familias en Acción y el de familias Guardabosques solo está llegando a Putumayo.

CONCLUSIONES

- Ley de tenencia y consumo de coca natural

- Ley de reforma al Código Penal para graduar penas y beneficios especiales a campesinos e indígenas

- Ley de Sistema Nacional de Prevención Integral

- Debate sobre sostenibilidad del programa de familias guardabosques y el enfoque integral

- Cumplimiento de Sentencia sobre tutela a pueblos indígenas


PALABRAS DE APERTURA DEL FORO “POLITICA NACIONAL DE DROGAS”.

Septiembre 18 de 2003

Salón Elíptico, Capitolio Nacional

Organizado por: Pedro José Arenas García

Representante a la Cámara

El conocido Filósofo Español FERNANDO SAVATER dice que “LAS DROGAS SON UN PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD”, “que no es posible un mundo sin drogas, porque no ha existido ni existirá una sociedad sin drogas”. El Sociólogo mexicano JUAN PABLO GARCIA VALLEJO en mayo pasado se dio a la tarea de hacer un recuento histórico sobre la presencia de diferentes plantas y sustancias en las diversas civilizaciones pasando por la hindú, egipcia, la china, la griega y las mesoamericanas, desde sus usos religiosos, tradicionales, medicinales hasta el consumo estético de intelectuales europeos y sicodélico moderno.

En la región andina durante siglos la hoja de coca fue utilizada como alimento. Por ejemplo el mambuco que sirve para recuperar energías es práctica común todavía entre los indígenas andino-amazónicos. Hoy se sabe según ANTONIO MONTAÑA que la hoja de coca es rica en vitamina A y C que tiene calcio, hierro, fibras y proteínas. También se conoce que contiene más de un alcaloide pero solo uno de ellos se ha convertido en nuestra desgracia: La Cocaína.

Los campesinos colombianos producen hoy la hoja y mediante una sencilla quimiquiada extraen la parte base de la cocaína, que es cristalizada en “laboratorios” más tecnificados que los cambullones y se incorpora luego a la cadena del tráfico mundial de narcóticos.

En Extensas zonas del país se cultiva la coca, la amapola y la marihuana todas ellas de origen natural que sirven al mercado mundial que sigue demandando sustancias sicoactivas. Tanta es la demanda que está creciendo en producción y tráfico de drogas sintéticas o “drogas duras” producidas con químicos ya listos y en laboratorios fáciles de esconder en las grandes urbes. Según ANTONIO MARIA COSTA director de la Oficina de Naciones Unidas contra las drogas, por ejemplo el éxtasis amplia su mercado y continúa extendiéndose en términos geográficos representando el más grave riesgo para la salud “pues taladra huecos en el cerebro y causa síntomas tipo ALZHEIMER”.

Este conversa torio surge precisamente de nuestra preocupación por las convenciones de Viena de la ONU, las de 1961, 1971 y 1988, y por su ratificación reciente de parte de la Comisión de Estupefacientes de Naciones Unidas.

En febrero pasado tuvimos la visita del Eurodiputado Marco Cappato que lidera el grupo de parlamentarios antiprohibicionistas. Este grupo del cual hacemos parte junto con más de 300 legisladores de diferentes países parte de una lógica ya popular:

1. El sobre valor de las drogas es el de su ilegalidad.

2. Las leyes prohibicionistas han producido crímenes en lugar de combatirlos.

3. Las drogas son malas pero la guerra a las drogas es peor.

4. No es posible como dice la ONU tener un mundo libre de drogas en el 2008.

Permítanme recordar que antes de esta reunión, aquí en el parlamento colombiano se han realizado esfuerzos por animar una discusión pública alrededor de la política de drogas en nuestro país. En 1974 por ejemplo, el Representante del Caquetá Luis Fernando Almario convocó un debate titulado “glifosato, un debate que apenas comienza”, los meses siguientes

en los que más de 200 mil campesinos efectuaron las marchas cocaleras le dieron la razón; la respuesta estatal de las fumigaciones aéreas ante la expansión de los cultivos de uso ilícito traslada los cultivos a nuevas áreas generando un problema ambiental mayor al tiempo que no reconoce las causas sociales que se esconden detrás de la problemática de las zonas de colonización.

Entre 1995 y 1996 el entonces Senador Carlos Alonso Lucio a propósito de la desertificación que los EE.UU. hicieron a Colombia, demostró en varios debates que tras la cruzada antidroga que se registra en nuestra patria hay intereses distintos a la simple erradicación de los cultivos. En uno de ellos señaló que el problema del narcotráfico ha servido de pretexto para que el aliado del Norte intervenga cada vez más en nuestros asuntos internos, y en otro debate dejó en claro que de la hoja de coca se derivan decenas de productos benéficos para la humanidad.

En la legislatura pasado los Senadores Rafael Urdus y Juan Manuel Ospina lideraron una serie de eventos en los que cuestionaron las fumigaciones, protestaron contra el eventual uso del hongo fusarium y reflexionaron profundamente sobre el desarrollo alternativo.

Sin duda, a todas las instituciones del Estado estas reuniones les son útiles. El estado se ha alimentado de estas reflexiones y ha pretendido evaluarse y corregir programas, a veces lo hace con éxito, pero otras nó.

En este tipo de eventos en los últimos años se termina tratando exclusivamente el problema del crecimiento de los cultivos y la respuesta estatal de las fumigaciones. Para evitar esa concentración comenzaremos por abordar los vectores del derecho que atraviesan el asunto, comenzando por las implicaciones jurídicas y sociales derivadas de la sentencia del honorable Corte Constitucional en relación al uso de la dosis personal. Adicionalmente, nos corresponde advertir que en ésta como en otras materias, no hay política de Estado sino de gobierno, lo que hace que cada Presidente cambie programas e instituciones, evidenciando así la falta de sostenibilidad en el tiempo. Un ejemplo de esta realidad es la eliminación del programa Rumbos que se encargaba de estrategias preventivas del uso de drogas. Este gobierno trasladó esa función a la D.N.E. entidad que consideramos no está hoy en capacidad de acometer estas tareas. Al contrario del vaivén institucional, proponemos avanzar en la creación de un sistema Nacional de Prevención Integral del uso y abuso de drogas.

Finalmente, para mí el problema ya no es que fumiguen o no fumiguen, aunque eso es bastante problemático de por sí, a tal punto que ningún otro país del hemisferio lo hace. Lo realmente interesante hoy es la relación de las drogas con el reparto de las tierras, con la falta de mercado interno, con la crisis de la agricultura legal, con la caída de la economía del café, con que la población que es también erradicada de aquellas zonas no se articula a la demanda laboral urbana, con la contradicción que existe entre la política macroeconómica y la política sectorial de las áreas productivas, con la judicialización y encarcelamiento de raspachines, adictos, pequeños productores, entre otros asuntos.

El Periodista Guillermo Ibarra explica uno de los obstáculos que enfrenta la legalización de las drogas: “Aunque es urgente empezar a pensar desde otra perspectiva sobre la droga, existe una grave dificultad: hay una estigmatización sobre el debate de la despenalización o, si se prefiere, de la nueva reglamentación. El miedo al desprestigio público y a la mala interpretación ha funcionado como frenos a una discusión fundamental y seria. Por eso, sólo personajes cuyo prestigio personal está fuera de toda sospecha se pronuncian por la despenalización o cuestionan la política antidrogas”.

Nuevamente muchas gracias por su asistencia y bienvenidos

Pedro José Arenas García
Representante a la Cámara